Apolonio de Rodas. Argonáuticas III, 947-1008

Apolonio de Rodas (Ἀπολλώνιος ὁ Ῥόδιος, 295 a.C.- 215 a.C.)

Argonáuticas III, 947-1008. Reacción de Medea al encontrarse con Jasón: síntomas físicos del amor. Compromiso de Jasón.

οὐδ᾽ ἄρα Μηδείης θυμὸς τράπετ᾽ ἄλλα νοῆσαι,
μελπομένης περ ὅμως: πᾶσαι δέ οἱ, ἥντιν᾽ ἀθύροι
950 μολπήν, οὐκ ἐπὶ δηρὸν ἐφήνδανεν ἑψιάασθαι,
ἀλλὰ μεταλλήγεσκεν ἀμήχανος, οὐδέ ποτ᾽ ὄσσε
ἀμφιπόλων μεθ᾽ ὅμιλον ἔχ᾽ ἀτρέμας: ἐς δὲ κελεύθους
τηλόσε παπταίνεσκε, παρακλίνουσα παρειάς.

Ciertamente el ánimo de Medea no se desviaba a meditar otras cosas, aun en medio del juego: todos, cualquier juego que ejecutase, no por mucho tiempo le complacía divertirse, sino que se detenía, incapaz, y nunca tenía sus ojos quietos entre el grupo de sirvientas, hacia los caminos a lo lejos lanzaba miradas sin cesar, desviando sus mejillas.

θαμὰ δὴ στηθέων ἐάγη κέαρ, ὁππότε δοῦπον
955 ποδὸς ἀνέμοιο παραθρέξαντα δοάσσαι.

Y a menudo se le salía del pecho su corazón, cada vez que dudaba ante un ruido que pasase cerca, si (era) de un pie o del viento.

αὐτὰρ ὅγ᾽ οὐ μετὰ δηρὸν ἐελδομένῃ ἐφαάνθη
ὑψόσ᾽ ἀναθρώσκων τε Σείριος Ὠκεανοῖο,
ὃς δή τοι καλὸς μὲν ἀρίζηλός τ᾽ ἐσιδέσθαι
ἀντέλλει, μήλοισι δ᾽ ἐν ἄσπετον ἧκεν ὀιζύν:
960 ὧς ἄρα τῇ καλὸς μὲν ἐπήλυθεν εἰσοράασθαι
Αἰσονίδης, κάματον δὲ δυσίμερον ὦρσε φαανθείς.

Entonces, después de no mucho, se le apareció a ella, ansiosa,  elevándose a las alturas como Sirio desde el Océano, el cual  surge hermoso y brillante al ser visto, pero trae a los rebaños un dolor indecible; así, hermoso de ver para ella se aproximó el Esónida, y al mostrarse incitó un sufrimiento de deseo nocivo.

ἐκ δ᾽ ἄρα οἱ κραδίη στηθέων πέσεν, ὄμματα δ᾽ αὔτως
ἤχλυσαν: θερμὸν δὲ παρηίδας εἷλεν ἔρευθος.
γούνατα δ᾽ οὔτ᾽ ὀπίσω οὔτε προπάροιθεν ἀεῖραι
965 ἔσθενεν, ἀλλ᾽ ὑπένερθε πάγη πόδας. αἱ δ᾽ ἄρα τείως
ἀμφίπολοι μάλα πᾶσαι ἀπὸ σφείων ἐλίασθεν.

Entonces a ella se le caía del pecho el corazón, y los ojos se ofuscaron igualmente: cálido rubor se extendía por sus mejillas. Sus rodillas, ni hacia atrás ni hacia adelante tenía fuerza para levantarlas, sino que en el suelo tenía pegados los pies. Mientras, las sirvientas, todas sin excepción, se apartaban de ellos.

τὼ δ᾽ ἄνεῳ καὶ ἄναυδοι ἐφέστασαν ἀλλήλοισιν,
δρυσίν, μακρῇσιν ἐειδόμενοι ἐλάτῃσιν,
αἵ τε παρᾶσσον ἕκηλοι ἐν οὔρεσιν ἐρρίζωνται,
970 νηνεμίῃ: μετὰ δ᾽ αὖτις ὑπὸ ῥιπῆς ἀνέμοιο
κινύμεναι ὁμάδησαν ἀπείριτον: ὧς ἄρα τώγε
μέλλον ἅλις φθέγξασθαι ὑπὸ πνοιῇσιν Ἔρωτος.

Ellos dos, en silencio y mudos, se plantaron frente a frente, semejantes a robles o a altos abetos que al principio, inmóviles, están enraizados en las montañas, en calma; pero luego, agitados por el ímpetu del viento, susurran sin fin: así entonces ellos dos iban a conversar largamente bajo el aliento de Eros.

γνῶ δέ μιν Αἰσονίδης ἄτῃ ἐνιπεπτηυῖαν
θευμορίῃ, καὶ τοῖον ὑποσσαίνων φάτο μῦθον:
975    τίπτε με, παρθενική, τόσον ἅζεαι, οἶον ἐόντα;
οὔ τοι ἐγών, οἷοί τε δυσαυχέες ἄλλοι ἔασιν
ἀνέρες, οὐδ᾽ ὅτε περ πάτρῃ ἔνι ναιετάασκον,
ἦα πάρος. τῶ μή με λίην ὑπεραίδεο, κούρη,
τι παρεξερέεσθαι τοι φίλον ἠέ τι φάσθαι.

La reconoció el Esónida como abatida por un destino impuesto por los dioses y, halagándola, dijo estas palabras: «¿Por qué, doncella, te espantas tanto ante mí, siendo como soy? Yo no soy, créeme, como otros hombres fanfarrones, ni lo era antes, cuando habitaba en mi patria. Así pues, no sientas tanta vergüenza ante mí, doncella, o de preguntarme algo, o de decir algo, lo que te sea estimado.

980 ἀλλ᾽ ἐπεὶ ἀλλήλοισιν ἱκάνομεν εὐμενέοντες,
χώρῳ ἐν ἠγαθέῳ, ἵνα τ᾽ οὐ θέμις ἔστ᾽ ἀλιτέσθαι,
ἀμφαδίην ἀγόρευε καὶ εἴρεο: μηδέ με τερπνοῖς
φηλώσῃς ἐπέεσσιν, ἐπεὶ τὸ πρῶτον ὑπέστης
αὐτοκασιγνήτῃ μενοεικέα φάρμακα δώσειν.

Pero puesto que llegamos uno frente al otro bien predispuestos, en un lugar divino, donde pecar es impio, habla y pregunta abiertamente: y no me engañes con palabras placenteras, pues en un primer momento confirmaste a tu hermana que (nos) darías los ansiados fármacos.

985 πρός σ᾽ αὐτῆς Ἑκάτης μειλίσσομαι ἠδὲ τοκήων
καὶ Διός, ὃς ξείνοις ἱκέτῃσί τε χεῖρ᾽ ὑπερίσχει:
ἀμφότερον δ᾽, ἱκέτης ξεῖνός τέ τοι ἐνθάδ᾽ ἱκάνω,
χρειοῖ ἀναγκαίῃ γουνούμενος. οὐ γὰρ ἄνευθεν
ὑμείων στονόεντος ὑπέρτερος ἔσσομ᾽ ἀέθλου.

Por la propia Hécate imploro, y por (tus) padres y por Zeus, que mantiene su mano sobre extranjeros y suplicantes: ambos, suplicante y extranjero, llego ante ti, aquí, abrazando tus rodillas por una necesidad forzosa. Pues sin vosotras no estaré por encima de la penosa prueba.

990 σοὶ δ᾽ ἂν ἐγὼ τίσαιμι χάριν μετόπισθεν ἀρωγῆς,
θέμις, ὡς ἐπέοικε διάνδιχα ναιετάοντας,
οὔνομα καὶ καλὸν τεύχων κλέος: ὧς δὲ καὶ ὧλλοι
ἥρωες κλῄσουσιν ἐς Ἑλλάδα νοστήσαντες
ἡρώων τ᾽ ἄλοχοι καὶ μητέρες, αἵ νύ που ἤδη
995 ἡμέας ἠιόνεσσιν ἐφεζόμεναι γοάουσιν:
τάων ἀργαλέας κεν ἀποσκεδάσειας ἀνίας.

A ti yo te compensaría después con mi gratitud por tu favor, lo establecido por los dioses, como conviene a los que habitan en dos lugares, proporcionándote nombre y bella fama; así también los demás héroes te celebrarán al regresar a la Hélade, y las esposas y madres de los héroes, quienes ya ahora tal vez, sentadas en la orilla del mar, nos lloran: sus tristes penas podrías alejar.

δή ποτε καὶ Θησῆα κακῶν ὑπελύσατ᾽ ἀέθλων
παρθενικὴ Μινωὶς ἐυφρονέουσ᾽ Ἀριάδνη,
ἥν ῥά τε Πασιφάη κούρη τέκεν Ἠελίοιο.

También en cierta ocasión a Teseo lo libró de sus duras pruebas la doncella hija de Minos, la prudente Ariadna, a quien engendró Pasífae, hija de Helios.

1000 ἀλλ᾽ μὲν καὶ νηός, ἐπεὶ χόλον εὔνασε Μίνως,
σὺν τῷ ἐφεζομένη πάτρην λίπε: τὴν δὲ καὶ αὐτοὶ
ἀθάνατοι φίλαντο, μέσῳ δέ οἱ αἰθέρι τέκμαρ
ἀστερόεις στέφανος, τόν τε κλείουσ᾽ Ἀριάδνης,
πάννυχος οὐρανίοισιν ἑλίσσεται εἰδώλοισιν.

Pero ella, cuando Minos depuso su cólera, sentada en la nave con él abandonó la patria: y a ella los mismos inmortales la amaron, y en medio del éter, signo suyo, una corona de estrellas -la llaman de Ariadna-, gira toda la noche entre imágenes celestes.

1005 ὧς καὶ σοὶ θεόθεν χάρις ἔσσεται, εἴ κε σαώσῃς
τόσσον ἀριστήων ἀνδρῶν στόλον. γὰρ ἔοικας
ἐκ μορφῆς ἀγανῇσιν ἐπητείῃσι κεκάσθαι.’

Así también será para ti la gracia de la divinidad, si salvas tan numerosa tripulación de hombres excelentes. Pues ciertamente pareces por tu aspecto sobresalir en cordial amabilidad.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s