Hesiodo. Teogonia 1-35

Hesíodo

TeogonÍa 1-35: (Perseus) Aparición de las Musas a Hesíodo

μουσάων Ἑλικωνιάδων ἀρχώμεθ᾽ ἀείδειν,
αἵθ᾽ Ἑλικῶνος ἔχουσιν ὄρος μέγα τε ζάθεόν τε
καί τε περὶ κρήνην ἰοειδέα πόσσ᾽ ἁπαλοῖσιν
ὀρχεῦνται καὶ βωμὸν ἐρισθενέος Κρονίωνος.

Empecemos a cantar por las Musas Heliconidas,  que tienen la montaña grande y sagrada del Helicón y danzan en torno a la fuente de aguas violáceas con sus pies delicados y (en torno) al altar del muy poderoso Cronión.

5 καί τε λοεσσάμεναι τέρενα χρόα Περμησσοῖο
Ἵππου κρήνης Ὀλμειοῦ ζαθέοιο
ἀκροτάτῳ Ἑλικῶνι χοροὺς ἐνεποιήσαντο
καλούς, ἱμερόεντας: ἐπερρώσαντο δὲ ποσσίν.

Y tras lavar su delicada piel en el Permeso o en la Fuente del Caballo o en el sagrado Olmeo, en la cima del Helicón formaron coros hermosos, encantadores: velozmente se movieron sobre sus pies

ἔνθεν ἀπορνύμεναι, κεκαλυμμέναι ἠέρι πολλῇ,
10 ἐννύχιαι στεῖχον περικαλλέα ὄσσαν ἱεῖσαι,
ὑμνεῦσαι Δία τ᾽ αἰγίοχον καὶ πότνιαν Ἥρην
Ἀργεΐην, χρυσέοισι πεδίλοις ἐμβεβαυῖαν,
κούρην τ᾽ αἰγιόχοιο Διὸς γλαυκῶπιν Ἀθήνην
Φοῖβόν τ᾽ Ἀπόλλωνα καὶ Ἄρτεμιν ἰοχέαιραν
15 ἠδὲ Ποσειδάωνα γεήοχον, ἐννοσίγαιον,
καὶ Θέμιν αἰδοίην ἑλικοβλέφαρόν τ᾽ Ἀφροδίτην
Ἥβην τε χρυσοστέφανον καλήν τε Διώνην
Λητώ τ᾽ Ἰαπετόν τε ἰδὲ Κρόνον ἀγκυλομήτην
Ἠῶ τ᾽ Ἠέλιόν τε μέγαν λαμπράν τε Σελήνην
20 Γαῖάν τ᾽ Ὠκεανόν τε μέγαν καὶ Νύκτα μέλαιναν
ἄλλων τ᾽ ἀθανάτων ἱερὸν γένος αἰὲν ἐόντων.

Partiendo desde allí, envueltas en abundante bruma, marchaban nocturnas lanzando su voz maravillosa, entonando himnos en honor de Zeus, portador de la égida, y a la soberana Hera, argiva, calzada con sandalias de oro, y a la hija de Zeus, portador de la égida, a Atenea de ojos glaucos, y a Febo Apolo, y a Ártemis, lanzadora de flechas, y a Poseidón, que envuelve la tierra, que mueve la tierra, y a Temis, pudorosa, y a Afrodita, de ojos vivos, y a Hebe, de corona de oro, y a la bella Díone, y a Leto, y a Jápeto, y a Cronos de mente torcida, y a Eos, y al gran Helios, y a la brillante Selene, y a Gea, y al gran Océano, y a la negra Noche, y a la sagrada raza de los demás inmortales que siempre  existen.

αἵ νύ ποθ᾽ Ἡσίοδον καλὴν ἐδίδαξαν ἀοιδήν,
ἄρνας ποιμαίνονθ᾽ Ἑλικῶνος ὕπο ζαθέοιο.
τόνδε δέ με πρώτιστα θεαὶ πρὸς μῦθον ἔειπον,
25 Μοῦσαι Ὀλυμπιάδες, κοῦραι Διὸς αἰγιόχοιο:

Ellas en cierta ocasión enseñaron a Hesíodo un hermoso canto, cuando pastoreaba ovejas al pie del sagrado Helicón. Antes que nada estas palabras me dirigieron las diosas, Musas Olimpiadas, hijas de Zeus portador de la égida.

ποιμένες ἄγραυλοι, κάκ᾽ ἐλέγχεα, γαστέρες οἶον,
ἴδμεν ψεύδεα πολλὰ λέγειν ἐτύμοισιν ὁμοῖα,
ἴδμεν δ᾽, εὖτ᾽ ἐθέλωμεν, ἀληθέα γηρύσασθαι.

Pastores rústicos, merecedores de duros reproches, solo vientres, sabemos decir muchas mentiras semejantes a verdades, pero también  sabemos, cuando queremos, cantar verdades.

ὣς ἔφασαν κοῦραι μεγάλου Διὸς ἀρτιέπειαι:
30 καί μοι σκῆπτρον ἔδον δάφνης ἐριθηλέος ὄζον
δρέψασαι, θηητόν: ἐνέπνευσαν δέ μοι αὐδὴν
θέσπιν, ἵνα κλείοιμι τά τ᾽ ἐσσόμενα πρό τ᾽ ἐόντα.
καί μ᾽ ἐκέλονθ᾽ ὑμνεῖν μακάρων γένος αἰὲν ἐόντων,
σφᾶς δ᾽ αὐτὰς πρῶτόν τε καὶ ὕστατον αἰὲν ἀείδειν.

Así dijeron las hijas del gran Zeus, prestas a hablar; y me dieron un cetro, brote de laurel floreciente, tras cortarlo, digno de admirar; Y me inspiraron voz de origen divino para que celebrase lo que había de ser y lo que antes había sido. Y me encomendaron ensalzar con himnos la raza de los felices, que existen siempre, y a ellas mismas cantarles siempre al principio y al final.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s